Tres tipos de personas a despedir

Para sobrevivir en un negocio, tenemos que traer algo distinto a lo que ofrece la competencia.  Eso distinto tiene que producir más valor para el cliente; quien necesitará un incentivo para dejar  de comprarle a la competencia y comprarnos a nosotros.  Si esperamos competir con algo que no sea un precio mas barato, tenemos que diferenciarnos y eso requiere una proceso constante de innovación- hacer cosas mas eficientes, mas atractivas, mas beneficiosas, mas interesantes, etc.  Esto es n trabajo  de trabajo.  Lo que pasa es que no todas las personas tienen la actitud necesaria para innovar.

 Disfrute un reciente artículo en la revista Businessweek (Three Types of People to Fire Inmediately) de tres tipos de empleados debe la empresa despedir de inmediato- claro eso conlleva responsabilidad legal; pero eso es otro asunto.

 El primero tipo de persona es la “victima”.  El problema de las personas victimas es que siempre tienen una escusa para no producir resultados.  En otras palabras- el problema siempre es alguien o algo pero nunca ellos.  Dado que las victimas siempre ven el problema afuera y más allá de su control; no son personas de producir resultados sino cuentos y explicaciones.

 El segundo tipo  es el “incrédulo”.  Esta persona  es negativa; aquel que dice que no se puede y presenta 20 razones.  Ve el vaso medio vacío en vez de medio lleno. Se oponen, resisten y dudan continuamente.   Al igual que las victimas, no aportan a la innovación.

El tercer tipo es el ‘sabelotodo’.  Como ya lo sabe todo, pues no tiene nada que aprender. Se dedica a convencer a los demás que su punto de vista es le valido. El problema es que son los que tiene mente fresca y abierta los que traen la innovación.